un párrafo, una estrofa, unas líneas… cada día o de vez en cuando.

Acoger en la vida

Acepta con humildad tus límites. Vive la acogida, pero sin convertirte en una oficina de información o beneficiencia. Cuida tu descanso, tu silencio, tu oración, tu tiempo libre. Aprende a abreviar una conversación, a recibir las visitas en los momentos adecuados y si es necesario aplazarlas, e ir directo a lo esencial. La profundidad en la escucha no se mide por la prolongación de la conversación. No es bueno hablar sin medida, está en peligro de decir lo que no se debe y dejarse llevar por todo viento de doctrina, como niños arrastrados y sacudidos por el viento de inútiles y vanas conversaciones. De todos modos, nunca podrás dar respuesta a todas las preguntas ni satisfacer todas las peticiones.

Un camino monástico en la ciudad, Pierre-Marie Delfieux

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s