un párrafo, una estrofa, unas líneas… cada día o de vez en cuando.

La libertad de perdonar

Si por causa de Cristo, fueras injustamente juzgado, perdona. Te descubrirás así incomparablemente libre. […] No perdonas para cambiar al otro sino, sencillamente, para seguir a Cristo. Considera al prójimo en la totalidad de su existencia y no en una etapa de su vida. Busca la transparencia de corazón. Huye de la perspicacia y la artimaña. No intentes nunca manipular la conciencia del otro, valiéndote de su inquietud como instrumento para hacerle entrar en tus ideas.

Amor de todo amor. Las fuentes de Taizé, Hermano Roger de Taizé

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s