un párrafo, una estrofa, unas líneas… cada día o de vez en cuando.

La crisis de la razón

La mera mención de una (o la) crisis de la razón infunde en el ánimo inmediatamente un escalofrío de espanto. No hay, en modo alguno, que acostumbrarse a usar estas palabra tan arriesgadas y tan cargadas de sentidos múltiples, por más que, efectivamente, circulen a diario en la voz de la conciencia pública. Precisamente por ello, los filósofos deben ser sumamente cautos a este respecto.

¿Crisis contemporánea de la razón?, Miguel García-Baró

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s