un párrafo, una estrofa, unas líneas… cada día o de vez en cuando.

Paciencia y entusiasmo para aprender

No quisiera cansar tu paciencia, por lo que no prolongaré este prólogo. La palabra consejo no gusta a los jóvenes, tampoco a mí me ha gustado nunca; por lo tanto, terminaré con algo muy parecido al ruego: antepón ciencia y paciencia a la repetida labor de cada día, a la diaria comida de los tuyos. Este libro se ha propuesto liberarte de ancestrales e interminables tareas rutinarias; consiguiendo esto habré alcanzado mi meta. Tu colaboración y entusiasmo harán todo lo demás, y como sé de tus buenas dotes, ya te felicito de antemano.

ABC de la cocina cotidiana, Leonora Ramírez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s