un párrafo, una estrofa, unas líneas… cada día o de vez en cuando.

Archivo para 11 de octubre de 2012

Para que el débil no sea vencido

Para que el débil no sea vencido por las futuras tentanciones, no se le debe engañar con falsas esperanzas, ni tampoco desmoralizarlo a fuerza de exagerar los peligros. Dile: Prepárate para las pruebas, y quizá comienza a retroceder, a estremecerse de miedo, a no querer dar un paso hacia adelante. Tienes aquella otra frase: Fies es Dios, y no permitirá él que la prueba supere vuestras fuerzas. Pues bien, prometer y anunciar las tribulaciones futuras es, efectivamente, fortalecer al débil.

Sobre los pastores, San Agustín