un párrafo, una estrofa, unas líneas… cada día o de vez en cuando.

Cotidiano


porque sí, la alegría

Y súbita, de pronto,
porque sí, la alegría.
Sola, porque ella quiso,
vino. Tan vertical,
tan gracia inesperada,
tan dádiva caída,
que no puedo creer
que sea para mí.
Miro a mi alrededor,
busco. ¿De quién sería?

[…]

Pedro Salinas, La voz a ti debida


pies en el suelo

Los pies en el suelo
y la cabeza en las nubes,
soñar despierto,
fingirme dormido
mientras hablo contigo,
olvidar un recuerdo
que nunca he vivido.

Juanjo Escribano


etimología de “pauta”

Pauta- constancia en 1611. ‘dispositivo que ayuda a dar dirección horizontal a los renglones de un escrito’. Tomado del latín pacta, plural de pactum ‘convenio’, que en la Edad Media tomó el sentido de ‘ley, texto legal’. De ahí, figuradamente ‘norma’ y el sentido material básico.

Corominas, Breve diccionario etimológico de la lengua castellana


Sueños

[…]

Es sueño y no misterio.
Y de pronto, en el alto
silencio de la noche,
un soñar mío empieza
al borde de tu cuerpo;
en él el tuyo siento.
Tú dormida, yo en vela,
hacíamos lo mismo.
No había que buscar:
tu sueño era mi sueño.

Pedro Salinas


ama tu ritmo

Ama tu ritmo y ritma tus acciones
bajo su ley, así como tus versos;
eres un universo de universos
y tu alma una fuente de canciones.

La celeste unidad que presupones
hará brotar en ti mundos diversos,
y al resonar tus números dispersos
pitagoriza en tus constelaciones.

Escucha la retórica divina
del pájaro del aire y la nocturna
irradiación geométrica adivina;

mata la indiferencia taciturna
y engarza perla y perla cristalina
en donde la verdad vuelca su urna.

Rubén Darío

 


Porque me da la gana

Quiero llorar porque me da la gana
como lloran los niños del último banco,
porque yo no soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja,
pero sí un pulso herido que sonda las cosas del otro lado.

Poeta en Nueva York, Federico García Lorca


Paciencia y entusiasmo para aprender

No quisiera cansar tu paciencia, por lo que no prolongaré este prólogo. La palabra consejo no gusta a los jóvenes, tampoco a mí me ha gustado nunca; por lo tanto, terminaré con algo muy parecido al ruego: antepón ciencia y paciencia a la repetida labor de cada día, a la diaria comida de los tuyos. Este libro se ha propuesto liberarte de ancestrales e interminables tareas rutinarias; consiguiendo esto habré alcanzado mi meta. Tu colaboración y entusiasmo harán todo lo demás, y como sé de tus buenas dotes, ya te felicito de antemano.

ABC de la cocina cotidiana, Leonora Ramírez


Rendirse al surrealismo

 15.00    Decido recorrer sistemáticamente la ciudad en lugar de permanecer en un sitio fijo.Con ello disminuyo las probabilidades de no encontrar a Gurb en un trillón, pese a lo cual, el resultado sigue siendo incierto.  Camino siguiendo el plano heliográfico que he incorporado a mis circuitos internos al salir de la nave. Me caigo en una zanja abierta porla Compañía Catalana de gas.

15.02    Me caigo en una zanja abierta por la Compañía Hidroeléctrica de Cataluña.

15.03    Me caigo en una zanja abierta por la Compañía de Aguas de Barcelona.

 15.04   Me caigo en una zanja abierta por la Compañía Telefónica Nacional.

 15.05  Me caigo en una zanja abierta por la asociación de vecinos de la calle Córcega.

 15.06  Decido prescindir del plano heliográfico ideal y caminar mirando dónde piso.

 19.00  Llevo cuatro horas caminando. No sé dónde estoy y las piernas no me sostienen.  He parado a un peatón que parecía poseer un nivel de mansedumbre alto y le he preguntado dónde podría encontrar a una persona extraviada. Me ha preguntado qué edad tenía esa persona. Al contestarle que seis mil quinientos trece años, me ha sugerido que la buscara en El Corte Inglés.

Sin noticias de Gurb, Eduardo Mendoza


Miedo a tomar una postura firme

Hay un miedo especial a tener que adoptar una postra firme para mantener las propias ideas, expresar la necesidades o sentimientos, reclamar los derechos. Es la timidez de la víctima, que tiene muchas variaciones. Rechazar algo a alguien, reclamar una deuda, expresar el desacuerdo, protestar ante un comerciante. Un caso muy frecuente es el “miedo a decir no”. Las personas que lo sienten son presa fácil de vendedores, a los que no se atreven a desairar. Por ello prefieren comprar en supermercados o grandes almacenes, donde pueden mirar sin ser acosados por un empleado.

Anatomía del miedo, José Antonio Marina


Acoger en la vida

Acepta con humildad tus límites. Vive la acogida, pero sin convertirte en una oficina de información o beneficiencia. Cuida tu descanso, tu silencio, tu oración, tu tiempo libre. Aprende a abreviar una conversación, a recibir las visitas en los momentos adecuados y si es necesario aplazarlas, e ir directo a lo esencial. La profundidad en la escucha no se mide por la prolongación de la conversación. No es bueno hablar sin medida, está en peligro de decir lo que no se debe y dejarse llevar por todo viento de doctrina, como niños arrastrados y sacudidos por el viento de inútiles y vanas conversaciones. De todos modos, nunca podrás dar respuesta a todas las preguntas ni satisfacer todas las peticiones.

Un camino monástico en la ciudad, Pierre-Marie Delfieux


No hay libertad sin riesgo

Una persona libre es la que cuenta de antemano con que no hay proyecto sin riesgo, vida sin soledad, resurrección sin cruz. Cuenta con ello y lo acepta. Alguien pasó a su lado susurrándole:  “la meta es una vida lograda, cierto, pero para lograr la vida hay que ponerla en juego, darla.” Alguien a quien oyó decir: “A mí la vida no me la quita nadie, la doy yo” (Jn 10,18)

Ventanas que dan a Dios, José A. García


A qué llamamos “amor”

Hoy llamamos “amor” a muchas vivencias. Ligeras y densas, egoístas y generosas, inmediatas y eternas. En la sociedad que algunos llaman “postmoderna”, el amor es una especie de concepto explosivo, pero difícil. En cualquier caso, pienso que lo que es deseable es un concepto que permita integrar, como parte del amor, elementos imprescindibles como pueden ser el compromiso, la elección y, en consecuencia, la renuncia, los cambios, la comunicación… De otro modo nos encontramos con que las relaciones personales terminan desvinculadas de la idea de amor.

Hoy es ahora, J. Mª Rodríguez Olaizola


Confianza en Dios

“La confianza en Dios puede sonar a receta para la desidia, como si no necesitaras hacer nada por ti mismo. Pero en realidad es todo lo contrario. Es una postura práctica que te recuerda que no puedes hacer todo. Hay muchas cosas que no está en tu poder cambiar. Algunas de ellas, que caen de tu control, han de ser dejadas en manos de Dios. La pobreza espiritual te libera de la desesperanza que sientes cuando crees que sólo puedes confiar en tu propio esfuerzo.”

Más en las obras que en las palabras, J. Martin


No hay nada más importante

No hay nada más importante

que aquello que llevamos entre manos

No hay nada más urgente a lo que debamos

acudir apresurados.

Esperamos en Dios.

Su tiempo es el tiempo adecuado.

Esperamos que nos revele su palabra.

Sabemos que a su tiempo

y en el espíritu de la profunda escucha

y la sosegada serenidad

su camino se hará manifiesto.

 

Wonder: A Way to God, E. Stockton (En  Invitación al asombro, Esther de Waal)