un párrafo, una estrofa, unas líneas… cada día o de vez en cuando.

Cuento

El Otro Yo

“El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente, se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse incómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo.”

El Otro Yo, Mario Benedetti (completo)

Anuncios