un párrafo, una estrofa, unas líneas… cada día o de vez en cuando.

Escucha

¿para qué sirve la filosofía?

Es muy frecuente oír la pregunta de para qué sirve, cuál es la utilidad de la filosofía. ¿Para qué ciertos hombres se dedican a abstrusas cavilaciones sobre el origen y la naturaleza última de las cosas? En términos generales, ha de contestarse que la filosofía, en efecto, no sirve para nada, pero que en esto precisamente radica su grandeza. Las diversas técnicas sirven al hombre y el hombre sirve a la filosofía en cuanto que la esencia diferencial de su naturaleza propiamente humana es la racionalidad, y esta le exige la contemplación intelectual del ser, el conocimiento desinteresado de la esencia de las cosas.

Historia sencilla de la filosofía, Rafael Gambra

Anuncios


Acoger en la vida

Acepta con humildad tus límites. Vive la acogida, pero sin convertirte en una oficina de información o beneficiencia. Cuida tu descanso, tu silencio, tu oración, tu tiempo libre. Aprende a abreviar una conversación, a recibir las visitas en los momentos adecuados y si es necesario aplazarlas, e ir directo a lo esencial. La profundidad en la escucha no se mide por la prolongación de la conversación. No es bueno hablar sin medida, está en peligro de decir lo que no se debe y dejarse llevar por todo viento de doctrina, como niños arrastrados y sacudidos por el viento de inútiles y vanas conversaciones. De todos modos, nunca podrás dar respuesta a todas las preguntas ni satisfacer todas las peticiones.

Un camino monástico en la ciudad, Pierre-Marie Delfieux