un párrafo, una estrofa, unas líneas… cada día o de vez en cuando.

Kierkegaard

querer el bien

“Si un hombre quiere en verdad el bien, entonces debe querer hacer todo por el bien o querer sufrir todo por el bien.”

Sören Kierkegaard

(foto de santiflores)

Anuncios

Edificar

Edificar es una expresión trasladada; sin embargo, por el momento, teniendo en mente este secreto del espíritu, queremos ver lo que esta palabra designa en el discurso directo. Edificar, “At opbygge”, está formada a partir de “at bygge” (construir) con el complemento “op” (hacia arriba), debiendo llevar éste el acento. Todo el que edifica construye, pero no todo el que construye edifica. (…) Por eso cuando un hombre levanta diez codos más el edificio que ya tenía treinta, no decimos, sin embargo que edifica, sino que simplemente construye un añadido. Aquí ya empieza a volverse curiosa la significación de la palabra; pues echamos de ver que tampoco es la altura lo que importa. Edificar significa levantar algo en altura desde los fundamentos. Altura en proporción inversa a la profundidad.

Las obras del amor, Kierkegaard


La inquietud edifica

Todo conocimiento cristiano, por estricta que sea por lo demás su forma, es y debe ser inquietud; pero esta inquietud misma edifica. Esa inquitud es el verdadero conocimiento con respecto a la vida, con respecto a nuestra realidad personal y, por consiguiente, para el cristiano, es la seriedad por excelencia. La altivez de las ciencias parciales, lejos de ser una seriedad todavía superior, no es para él más que farsa y vanidad. Pero lo serio, os digo, es lo edificante.

Tratado sobre la desesperación, S. Kierkegaard